Cefaleas por exceso de medicamentos, Cemefar
Cefaleas por exceso de medicamentos
 
Abusar de medicamentos para la cefalea, puede producir un efecto rebote

La cefalea consiste en un dolor de cabeza que se siente por encima de los ojos o las orejas, detrás de la cabeza (occipital) o en la parte posterior de la parte superior del cuello. Las causas pueden ser muchas.

Todas las cefaleas se consideran cefaleas primarias o cefaleas secundarias. Los dolores de cabeza primarios no están asociados con otras enfermedades. Ejemplos de cefaleas primarias son migrañas, cefaleas tensionales y cefaleas en racimos. Los dolores de cabeza secundarios son causados por otras enfermedades. La enfermedad asociada puede ser menor o mayor.


Las cefales secundarias pueden tener también muchas causas, desde las que ponen en peligro la vida, como tumores cerebrales, accidentes cerebrovasculares, meningitis y hemorragis subaracnoideas, hasta enfermedades menos graves pero comunes, como la abstinencia de cafeína o la interrupción o toma excesiva de analgésicos (medicamentos para el dolor).

La cefalea de rebote 

El abuso de fármacos puede llevarte a una cefalea de rebote, que es la causada por consumo crónico y excesivo de medicamentos para combatir, precisamente, una cefalea, conforme explica la OMS.

Esta enfermedad puede sufrirla hasta un 7% de grupos de población, más las mujere que los hombres.

Según la IASP, Asociación Internacional de Estudio del Dolor, el abuso de medicamentos puede convertir una cefalea episódica en una cefalea crónica, áquella en la que hay más de 15 días de cefalea al mes durante un plazo mínimo de 3 meses)

Unas veces, el abuso puede consistir en tomar demaiados analgésicos, otras veces de demasiados triptanes (medicación para la migraña) y otras veces en opioides si se toman más de 10 días al mes.

La cefalea de rebote es más habitual en las mujeres por el hecho de que en ellas las migrañas también se producen más.

La doctora Sonia Santos coordinadora del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología (SEN), afirma que muchas personas se toman el medicamento antes de tener una cefalea y en muchos casos eso hace que se despierten en medio de la noche porque el cerebro les pide la dosis de analgésico.

Ante la aparición del síndrome de abstinencia, hay que ingresar a muchos pacientes porque sufren de ansiedad, irritabilidad y nerviosismo excesivo.