Las resistencias bacterianas a los antibióticos son reversibles, Cemefar
Las resistencias bacterianas a los antibióticos son reversibles
 
El abuso de estos fármacos es un enemigo temible para la medicina

De la penicilina al abuso de los antibióticos

La medicina tuvo un descubrimiento importante en 1928, la penicilina.El bacteriólogo británico y Premio Nobel Sir Alexander Fleming descubrió el antibiótico más utilizado en el mundo, la penicilina.

Casi un siglo después, el problema lo constituye la resistencia a los antibióticos, que causa cada año 33.000 muertes en Europa.

El abuso de estos fármacos se ha convertido en los últimos años en un enemigo temible y ha hecho que muchos microorganismos se vuelvan inmunes.

Lo único positivo es que si disminuye la presión de los antibióticos sobre los microbios “las resistencias son reversibles y las bacterias tienden a perderlas”, explica José Miguel Cisneros, jefe de servicio de enfermedades infecciosas del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. 

Estudio en The lancet

Según un estudio del propio Cisneros en The Lancet Infectious Diseases, el mejor uso de los antibióticos -no recetando los que no sean necesarios y eligiendo los que menor impacto ecológico tienen- desde los centros de atención primaria disminuye las infecciones por bacterias multiresistentes.

 “Algunos estudios lo habían apuntado en el ámbito hospitalario, pero es la primera vez que una investigación hecha sobre una población de dos millones de personas muestra cómo se puede recuperar la eficacia de los antibióticos a nivel comunitario”, explica Cisneros.

Los dos primeros años de esta investigación prepararon la intervención y los siguientes cuatro implementaron las medidas y monitorizaron los resultados.

La investigación monitorizó de 2014 a 2017 la prescripción de siete de los antibióticos más comunes y paralelamente, las Escherichia coli implicadas en más de 37.000 infecciones. Los resultados muestran una importante bajada en la prescripción inadecuada

La investigación, que ha recibido financiación del Instituto de Salud Carlos III, forma parte del Programa integral de prevención y control de las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria y uso apropiado de los antimicrobianos (Pirasoa) de la Junta de Andalucía.