Consejos para comprar unas buenas gafas para nadar , Cemefar
Consejos para comprar unas buenas gafas para nadar
 
Hay que elegir unas gafas para nadar que sean cómodas, pero de calidad

Antes, comprar gafas para nadar se circunscribía casi exclusivamente al periodo veraniego, pero ahora con el aumento de piscinas cubiertas que abren todo el año lo ideal es tener un buen par para usarlas de forma continuada. 

Cómo elegir unas gafas para nadar 

Unas gafas para nadar que sean de calidad evitan muchos problemas. No es de recibo comprar unas que luego se empañan continuamente o a las cuales les entra agua cuando se dan las brazadas. 

También es importante saber en qué medio vamos a practicar el ejercicio; no es lo mismo adquirir las que son para piscinas, aguas abiertas, mar, etc. 

Debemos tener en cuenta su adaptación al rostro. Para ello, lo ideal es utilizar un truco que es muy sencillo, pero a la vez, eficaz. Se trata de ponerse la gafa solo con la ventosa y mediante la misma presión se tienen que quedar sujetas a la cara, sin necesidad de colocar la goma. 

Otro elemento a tener en cuenta a la hora de efectuar una adecuada elección de gafas para nadar es el faldón que es la ventosa que se fija al rostro. 

Gracias al faldón se evita que el agua se introduzca en las gafas; suelen ser flexibles para una correcta adaptación al contorno para una mayor comodidad. 

En cuanto a la lente, depende del medio en el que vayamos a usar las gafas de nadar. Para la piscina, lo más correcto es un tipo claro ya que el sol no va a molestar y la visibilidad en el ejercicio resulta fundamental. 

Existen ciertas gafas que son polarizadas que resultan muy útiles en aguas abiertas porque protegen de los rayos UVA y los reflejos que el sol produce en las aguas marinas. 

Materiales de fabricación de las gafas para nadar 

El material más común para su fabricación es el policarbonato que es muy resistente frente a impactos y soporta bien las altas temperaturas. Además, hay que resaltar la nitidez que proporciona gracias a su transparencia. 

Se trata de materiales resistentes a la humedad, evitando que los hongos proliferen lo que puede provocar efectos nocivos para la salud. 

En cuanto a su forma, existen distintos tipos de tamaño. Si elegimos unas gafas más pequeñas, el ajuste es mayor, lo que al principio puede resultar incómodo. 

Pero siempre es importante que este sea el ideal colocando las gafas para nadar en la posición apropiada. Para ello, antes de comenzar la natación, es bueno invertir un poco de tiempo para no tener que aguantar después que el agua entre y nos haga parar el ejercicio, con el consiguiente fastidio que eso supone y su incomodidad. 

En CEMEFAR, disponemos de gafas para nadar de la máxima calidad. Las puede encontrar en nuestro catálogo de 2021 de nuestra web.