Español | English | Français | Português
 
inicio
noticias
eventos
publicaciones
formación
comunidad
Llámanos
+34 976 573 727
  Cemefar
Mapa Web
Distribución artículos farmacia | Parafarmacia
Distribuidores farmacéuticos | Red de distribución CEMEFAR
Salud en farmacia, Almohadillas electricas, Tapones oídos, Pastilleros,
Puericultura en farmacia | Juguetes seguros Suscripción a boletín de novedades CEMEFAR | Actualidad farmacia Descargas Zona Vip Contactar
Puericultura en farmacia, Juguetes en farmacia, Cadenas de madera, Cadenas
Gafas de presbicia, Gafas de lectura, Presbicia en farmacia, Gafas de sol,
Manicura solingen en farmacia, Pinzas, Tijeras, Cortauñas, Limas
Salud en farmacia, Almohadillas electricas, Tapones oídos, Pastilleros,
COMUNIDAD
Almohadilla eléctrica de Cemefar
04.11
2010

Calentar y tonificar en su justa medida, objetivos de una buena almohadilla eléctrica

Escrito por Cemefar  0 comentarios

Con el fin del verano y la llegada de los primeros fríos de otoño, despierta uno de los productos Cemefar más exitosos: la almohadilla eléctrica.

¿Almohadilla eléctrica?

En el mundo actual en el que vivimos, donde predomina lo glamuroso, multimedia, digital e inalámbrico parece que una almohadilla, nada más y nada menos que eléctrica, no tenga cabida. En este post nos gustaría demostrar lo contrario, profundizando en la razón de ser y beneficios de este producto. 
 
Una almohadilla eléctrica busca cumplir dos objetivos muy específicos: calentar y tonificar.
Empecemos por el primero. Por obvio que parezca, sí, una razón substancial de compra de este producto es algo tan sencillo como la necesidad de calor. Una almohadilla siempre va bien en zonas de costa levantina donde, por lo general, las casas no siempre están preparadas para inusuales días de frío intenso.

También, por supuesto, en zonas gélidas del interior donde siempre se agradece un punto extra de calor. ¿No suena apetecible acurrucarse frente a la televisión, en un frío y ventoso día de enero, con una calentita almohadilla eléctrica?

También hemos mencionado que la almohadilla eléctrica ayuda a tonificar ciertas partes del cuerpo. El dolor de espalda o cuello no siempre es debido a una enfermedad, hay un alto porcentaje de origen psicosomático debido al estrés, la ansiedad o problemas que nos producen dolor muscular. Médicos especialistas recomiendan la aplicación de calor seco para este tipo de dolencias musculares. Las almohadillas son el perfecto complemento para la generación de este tipo de calor.
 
En alguna ocasión hemos recibido la queja “... esta almohadilla no calienta”. Creo que merece la pena aprovechar este post para ahondar en el tema.
 
Nuestra amplia experiencia con el producto nos lleva a 2 interpretaciones de esta queja:
 
  1. La almohadilla no funciona. Es rara la circunstancia, pero al ser un aparato electrónico cabe esta posibilidad. En ese caso, existe garantía de 2 años y no hay ningún problema en canjear el producto.
 
  2. La almohadilla "parece" que no calienta. Elegimos con mucho cuidado la palabra "parece". Estamos convencidos, y se han hecho numerosas pruebas al respecto por nuestro fabricante, que las almohadillas Cemefar calientan de acuerdo con la norma aplicable. Ni más, ni menos. La norma aplicable a las almohadillas es la EN 60335-2-17: 2002. En la norma no se habla de un mínimo de temperatura, sino sólo de máximos. Más en concreto, dice que la temperatura máxima es de 50ºC y ésta sólo se puede superar durante un total de 2 horas, sin nunca llegar a los 85ºC. Nuestras almohadillas disponen de un sistema de auto-apagado electrónico para adecuarse a los requisitos de la norma aplicable.
 
Tal es el cuidado que tenemos a la hora de aplicar la normativa que, en algunos casos, nos atrevemos a pensar que el origen de la queja “... esta almohadilla no calienta” tenga que ser la propia percepción de calor del consumidor.

Anteriormente las almohadillas quemaban más que calentaban. Esto tuvo consecuencias negativas para el consumidor y por eso la norma es estricta a la hora de marcar los máximos de temperatura. No obstante, la percepción de calor intenso, casi agobiante, es algo que todavía busca algún consumidor.
 
Nuestras almohadillas garantizan un calor seco y a temperatura constante. Y "constante" es aquí la palabra clave en este asunto. Una almohadilla ha de relajar y tonificar con el objeto de proporcionar una sensación agradable de bienestar al organismo. Una almohadilla nunca puede quemar. Un exceso de calor (la almohadilla queme) puede llegar a tener el efecto contrario. Por el exceso de calor, el músculo se protege contrayéndose y causando precisamente lo contrario de lo que se buscaba.
 
Otro factor a tener en cuenta sobre este tema es que la temperatura ambiente tiene lógicas consecuencias sobre la sensación de calor generada por la almohadilla. Volviendo a la idea del día frío y ventoso de enero, dependiendo de la temperatura del salón de nuestra casa, la percepción del calor que genera la almohadilla puede ser bien distinta.

Una vez queda claro que una almohadilla ha de calentar y tonificar siempre en su justa medida, repasemos algunas características más sobre las almohadillas eléctricas Cemefar:
 
 • Almohadilla en acabado plástico fácil de limpiar por su elevada impermeabilidad.
 • Viene con funda de toalla de rizo lavable que permite una eficaz acción calentadora.
 • De diferentes medidas y formas para ajustarse a las diferentes partes del cuerpo afectadas.
 • La potencia es 100/110 W para llegar al nivel de calor deseado con más rapidez.
 • Control electrónico de temperatura mediante mando de regulación luminoso con la posibilidad de seleccionar tres niveles diferentes de temperatura.
 • El control electrónico de temperatura permite el ajuste a la temperatura deseada con una precisión nunca antes lograda. Se elimina el uso del sistema de termostatos.
 • Sistema de protección Electroblock con parada automática en caso de negligencia por parte del consumidor.
 
Esperamos que este post os haya dado una visión más fresca, actual y moderna de este, sin duda, interesante producto... pese a no ser multimedia, digital, ni inalámbrico. Respecto al tema del glamour, bueno, dejémoslo en que de nuevo depende de la percepción de cada uno.
 
Ya sabéis, la percepción, tanto del calor como el glamour, va por barrios.

Autor: Cemefar
Fuente: www.cemefar.com
 
¿Desea dejar un comentario?
Nombre: E-mail:
Comentario:
Suscríbete al blog
Últimos comentarios
 Emilio: Buenas noticias! http://www.co...
 Emilio Ruiz: Una experiencia a destacar rel...
 Javier Monroy: Muy interesante... Creo que ad...
 Manolo Melero: En Galicia ya la tenemos en to...
 Comunidad
 Archivos
 Junio 2017 (1)
 Septiembre 2015 (1)
 Septiembre 2014 (1)
 Septiembre 2013 (1)
 Noviembre 2012 (1)
 Abril 2012 (1)
 Enero 2012 (1)
 Noviembre 2011 (1)
 Octubre 2011 (1)
 Junio 2011 (1)
 Abril 2011 (1)
 Marzo 2011 (1)
 Febrero 2011 (1)
 Diciembre 2010 (2)
 Noviembre 2010 (3)
 Octubre 2010 (1)
 Septiembre 2010 (2)
 Agosto 2010 (2)
 Julio 2010 (2)
 Junio 2010 (2)
 Mayo 2010 (3)
 Abril 2010 (2)
 Marzo 2010 (2)
 Febrero 2010 (3)
 Diciembre 2009 (2)
 Septiembre 2009 (1)
 Mayo 2009 (1)
 Marzo 2009 (2)
 Categorías
 Cemefar
 cemefar®ÓPTICA
 cemefar®BEBÉ
 cemefar®MANICURA
 cemefar®SALUD
 cemefar®SOCIAL
 concurso de fotos
 Nube de tags
cemefar® es marca registrada de Carlos Muñoz S.L. | Polígono Malpica, F-Oeste, Gregorio Quejido nº 49, 50057 Zaragoza [SPAIN] - creado por cemefar + e_media + nemo
SECCIONESCEMEFARPRODUCTOSCOMUNIDAD
Inicio Publicaciones
Noticias Formación
Eventos Comunidad
Conócenos Zona VIP
Red Cemefar Contactar
SuscríbeteDescargas
Aviso legal y Datos Privacidad
Bebé Óptica
Manicura Salud
Cuenta Picasa
Galería Cemefar Flickr
Espacio Twitter Cemefar
Cemefar en Blogspot